Limpiar un fregadero o lavabo de mármol

¿Cómo limpiar un fregadero o lavabo de mármol?

Gracias a su durabilidad  y su resistencia los fregaderos y lavabos de mármol están ganando terreno en el diseño de nuestro hogar. Limpiar un fregadero de mármol, su mantenimiento y su cuidado es una tarea que te queremos ayudar a llevar a cabo de la manera más sencilla y sin dañar nuestro fregadero. 

El problema aparece cuando tratamos de eliminar las manchas o limpiar en profundidad nuestro fregadero. A diferencia de los fregaderos de acero, el mármol es un material muy poroso, por lo que no todos los productos son válidos para limpiar un lavabo de mármol, sobre todo si queremos mantener ese característico brillo del mármol

Quédate hasta el final de este artículo porque te vamos a descifrar las claves para que tu fregadero luzca como nuevo durante muchos años. 

¿Con qué frecuencia limpiar un lavabo de mármol?

¡A diario! Cualquier fregadero hay que limpiarlo como poco una vez al día. En el caso de los fregaderos de mármol o piedra será especialmente conveniente limpiarlos después de cada uso, y prestar especial atención en eliminar los restos para evitar que las manchas penetren en nuestro fregadero. 

Con algo de jabón neutro, como el jabón de marsella y una esponja suave será más que suficiente para realizar esta limpieza diaria. Nunca utilices productos químicos ya que son perjudiciales para él este material. Si terminas la operación secando la superficie del fregadero con un paño suave haremos que nuestro fregadero esté siempre impecable. 

Recuerda que el mármol es un material poroso, por ello no debemos usar en ningún caso productos corrosivos o excesivamente ácidos. 

¿Cómo limpiar un fregadero de mármol?

El mármol es un material único con unas cualidades singulares, si lo mantenemos como es debido tendremos nuestro fregadero como el primer día. Para ello debemos saber que dependiendo del tipo de mancha a la que nos enfrentemos tendremos que abordarla de una manera diferente. 

Eliminar las manchas más resistentes

A pesar de que lo limpiemos después de cada uso, es normal que a nuestro fregadero le aparezcan manchas con el paso del tiempo. Poco a poco los lavabos de mármol van perdiendo su característico tono blanco y adquiriendo un tono más grisáceo. 

Con un paño húmedo y un poco de piedra blanca podremos ponerle solución de una manera sencilla a este problema. Frota las manchas del fregadero con esta mezcla y desaparecerán como por arte de magia. 

La piedra blanca es un producto que no contiene ácidos ni productos corrosivos y que nos ayudará a limpiar una gran cantidad de materiales como el mármol, la piedra o metales como el oro o la plata. ¡Este producto se volverá un indispensable en tu hogar!

Para rematar, puedes aclarar con un poco de agua caliente y jabón si así lo deseas, para hacer aún más efectiva nuestra limpieza. 

Manchas de óxido

Si aparece alguna mancha de óxido en nuestro fregadero, tal vez por alguna olla o sartén, no te alarmes, tenemos la solución. 

Y no una, sino dos: 

  • Limón y sal: Debemos tener especial cuidado ya que el limón es un elemento ácido que podría dañar nuestro fregadero, por lo que no deberemos dejarlo durante mucho tiempo. Corta un limón por la mitad y moja la parte interior en sal, de tal forma que quede pegada. A continuación frota esta mezcla contra la mancha de óxido hasta que no quede ni rastro. Rápidamente limpia el fregadero con abundante agua y secalo muy bien. 
  • Agua oxigenada con amoniaco: Si la anterior solución natural no nos ha servido, podemos poner en marcha esta otra forma de librarnos de las manchas de óxido. Mojaremos una bayeta en la mezcla de ambos productos y de igual forma que con el limón, lo frotamos contra la mancha para que no quede ni rastro. Igual que antes recuerda enjuagar muy bien con mucha agua y secarlo. 

Evitar la acumulación de cal 

Al estar en contacto con el agua nuestro fregadero de mármol puede formar pequeños depósitos de cal, que se harán más evidentes con el paso del tiempo. Para limpiar el fregadero de mármol, quitar la cal y además nos servirá como tratamiento antibacteriano, la mejor opción es la lejía. 

La lejía es un producto que, en su correcta medida, no daña el mármol. Bastará con una taza en un cubo de tres litros de agua, empapamos un estropajo y frotamos con especial hincapié en las zonas donde es más común que se acumule la cal, como alrededor del fregadero y en los bordes.  

Como siempre recuerda enjuagar bien con agua y jabón. 

Limpiar tu lavabo o fregadero fácil y sencillo

Esperamos que te hayamos ayudado a conocer como limpiar el mármol de tu fregadero. Si aún así tienes alguna duda sobre como hacerlo en Conely nos ponemos a tu disposición para cualquier consulta que tengas. Por whassap, correo electrónico o por teléfono puedes contactar con nosotros. 

Haz que tu fregadero luzca como nuevo durante muchos años, y recuerda… ¡Nada de productos corrosivos!

¿Que te ha parecido este post?